fbpx

Las manchas de cloro en la piel no sólo son estéticamente desagradables cuando pasamos tiempo en la piscina, también son signo de los efectos negativos que este producto puede ocasionarnos. Por suerte, además de este componente químico existen otras maneras de mantener tu piscina limpia y desinfectada sin dañar tu salud ni la de los tuyos.

El cloro en la piel

Tratamientos para piscinas sin cloro

Ya sabes que el cloro daña la piel, de ahí la importancia de protegerla adecuadamente. Pero si quieres tener la seguridad de que en tu lujosa piscina en casa cuentas con un tratamiento de agua efectivo y que, al mismo tiempo, sea lo menos nocivo posible para ti, también existen otros sistemas para realizar el tratamiento de tu piscina sin cloro.

Cuidar de ti y de los tuyos es posible gracias a métodos como el oxígeno activo, los purificadores de agua, la desinfección por bromo o ultravioletas, las piscinas naturales o el agua salada.

Eso sí, el innovador sistema Pure Pool Technology que empleamos en Godo Pools para el tratamiento de agua de tu piscina de lujo es lo mejor que podrás encontrar en el mercado. ¿Que por qué? Porque mantiene el agua desinfectada y limpia de forma ininterrumpida mediante los tres métodos de purificación del agua más eficientes que existen en la actualidad: 

  • Tecnología UV
  • Nanocristales
  • Radicales libres

Daños del cloro en la piel

El uso de cloro en nuestras piscinas entraña un serio peligro puesto que, si las cantidades de esta sustancia no son las correctas, podemos sufrir daños adversos como irritación por cloro en la piel, en los ojos u otro tipo de reacciones nada agradables.

El cloro provoca el deterioro del manto graso protector de la epidermis, por lo que las consecuencias del cloro en la piel pueden llegar a ser bastante incómodas.

En el caso de que nuestra piscina utilizase este sistema de tratamiento del agua, sería muy importante hidratar nuestro cuerpo y nuestro rostro después de cada baño, ya que esta sustancia contiene componentes que pueden provocar reacciones químicas, hinchazón, irritación e incluso pérdida de melanina en nuestra piel.

Con el simple contacto con el agua, los efectos del cloro sobre la piel pueden ser inmediatos. Y también en nuestros ojos, ¡e incluso en los dientes! No es ninguna broma. Las quemaduras de cloro en la piel y en otras partes del cuerpo pueden llegar a ser graves.

Cloro en niños y sus consecuencias

consecuencias cloro en la piel de los niños

Si la piel de un adulto ya es lo bastante sensible a esta sustancia, imagina lo que hace el cloro en la piel de un niño.

Expertos aseguran que el exceso de cloro en el agua de las piscinas puede provocar asma e incluso llegar a dañar los pulmones de los más pequeños de la casa.

Además, ten en cuenta que ellos pueden tragar agua con frecuencia y eso implica unos riesgos mayores incluso cuando los niños se exponen al cloro durante períodos cortos de tiempo.

La simple inhalación del mismo ya puede ser dañina para ellos, puesto que pueden sufrir la irritación de las mucosas oculares, de la nariz y de la garganta. Esto puede tener como consecuencia episodios de tos y hasta vómitos y efectos peores en casos extremos.

Sin generar alarma, los expertos recomiendan evitar la exposición de los niños al cloro. Por lo que, si tienes el lujo de poder disfrutar de tu piscina en casa y puedes elegir, necesitas un tratamiento de purificación del agua alternativo a la altura. Es mucho más recomendable, y cuidará muchísimo mejor de tu salud y la de los tuyos.

Deja un comentario